Recetas de cocina organizadas

Alcachofas con almejas

Dificultad
Media
Raciones
4

La alcachofa es un alimento muy conveniente, sólo contiene 40 ò 50 calorías y se utiliza en muchas dietas de adelgazamiento y como ingrediente en muchas recetas de la cocina mediterránea. Si se hierven, se debe tomar el caldo que queda para no desaprovechar sus valores. Contiene vitamina A, B6, Calcio, Fósforo, Hierro, Proteínas, Hidratos de Carbono, Magnesio, Potasio y Sodio. Es depurativa, regulariza el intestino y fortalece el sistema inmunitario. La mejor temporada de la alcachofa es en el invierno sobre octubre hasta las primeras heladas de diciembre. Para elegirlas bien hay que saber que las más tiernas son las que están cerradas y sus hojas muy apiñadas


Ingredientes

  • 0.5 Kg corazones de alcachofas (congeladas).
  • 3/4 Kg almejas frescas.
  • 6 dientes de ajo.
  • 1 vasito caldo de las alcachofas.
  • 1 vasito leche evaporada.
  • Aceite de oliva y Sal.

Pasos

Ponemos las almejas en agua fría con un buen puñado de sal para que suelten arenilla, si la tienen, una media hora

En una cacerola ponemos agua y sal y cuando hierva agregamos las alcachofas sin descongelar. Dejamos cocer unos 15 ó 20 minutos a fuego medio y a medio tapar. Estos corazones de alcachofas congeladas son de muy buena calidad y pueden sustituir perfectamente a las frescas pero podéis hacedlas con alcachofas frescas también.

Pasado este tiempo escurrimos las alcachofas reservando un vasito del líquido que quede y partimos cada una de ellas por la mitad. Escurrimos las almejas y enjuagamos bien bajo el grifo.

Ponemos una cacerola ancha con un chorreoncito de aceite de oliva a calentar y freímos los ajos y el perejil bien picaditos

Antes de que tomen color se añaden las alcachofas y las almejas. Y cuando empiecen a abrirse las almejas se le añaden los caldos y la leche evaporada.

Dejamos cocer a fuego medio, durante unos minutos, sacudiendo la cacerola de vez en cuando para ligar bien la salsa.

Una vez listo este plato servirlo muy caliente y deleitarse con el maravilloso sabor que tiene. Puede tomarse, perfectamente, como plato único.

Nota: si hacéis esta receta con alcachofas frescas tenéis que comprar entonces un kilo, ya que al limpiarlas de hojas y puntas se quedan en la mitad.